Seguridad Privada

El/La vigilante de seguridad se encarga de la vigilancia y de la protección de muebles e inmuebles, así como de la protección de las personas que trabajan o residen en estos lugares.
Sus funciones consisten en: proteger el almacenamiento y transporte de dinero u objetos valiosos; controlar la identidad del personal que accede al inmueble vigilado; evitar los actos delictivos o infracciones en relación con el objeto de su protección; prestar servicios de alarmas, siempre que no corresponda a las fuerzas de seguridad y vigilar bienes y personas.
En el ejercicio de la ocupación hay que respetar las normas vigentes de medio ambiente, calidad, seguridad e higiene en el trabajo